Universidad de California Berkeley revela hogares Prosoli tienen mejor salud, educación y menos violencia

La Evaluación de Impacto del programa Progresando con Solidaridad (Prosoli), cuya presentación estuvo encabezada por la vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño, determinó, además, que el acompañamiento socioeducativo es el valor agregado de la iniciativa social para generar salida de la pobreza

SANTO DOMINGO, 19 de noviembre de 2019.- Un estudio realizado por la Universidad de California Berkeley, para evaluar la efectividad del programa Progresando con Solidaridad (Prosoli), determinó que en los últimos tres años, las familias de escasos recursos intervenidas por esa iniciativa social, aumentaron su inversión en educación, salud y alimentación; así como sus capacidades y oportunidades para la vida y el trabajo, y demostraron ser menos propensas a ser afectadas por la violencia de género, intrafamiliar y embarazos en adolescentes.

El estudio, cuya presentación estuvo encabezada por la vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño, determinó que el acompañamiento socioeducativo que hace el programa a través de los Enlaces Familiares es el valor agregado para generar salida de la pobreza, destacándose como el elemento distintivo de esta intervención.

La Vicemandataria explicó que el riguroso análisis a Prosoli ha sido el primero de su tipo que es hecho a una entidad dirigida por un funcionario público sometido al escrutinio electoral. Agregó que el análisis aporta a la mejora continua del trabajo, fortalece las estrategias en ejecución, planes, eficientiza el gasto social y logra cada día un mayor impacto en las familias que forman parte del programa.

Explicó que una evaluación de impacto busca comprender si existe una correlación entre las acciones emprendidas como parte de una política, con los indicadores de los participantes objeto de la misma, especialmente en comparación con un grupo que, en las mismas condiciones, no fue expuesto a las acciones de la intervención.

“Hacer esto en la administración pública de hoy es esencial, puesto que un Gobierno en capacidad de generar intervenciones basadas en evidencias concretas, puede hacer un mejor uso de los recursos puestos a su disposición y tomar decisiones que marquen una diferencia frente al enfoque tradicional de la gestión pública”, sostuvo, al llamar a todas las instituciones públicas a usar las evaluaciones y teoría del cambio para crear políticas públicas, siempre basadas en evidencia.

La Vicemandataria reconoció las observaciones de la prestigiosa universidad, para así poder mejorar como institución y generar una agenda con nuevos indicadores que refuercen los extraordinarios logros ya obtenidos en siete años de trabajo, para que así el impacto sea más contundente en un próximo cuatrienio.

Mientras que Miguel Coronado, representante del BID en el país, dijo que las evaluaciones han demostrado que los programas de transferencia monetaria condicionada aumentan en parte el consumo y por tanto alivian la pobreza corriente, mejoran la nutrición y salud de niños y niñas, y aumentan la inscripción y progresión escolar. Por estos elementos reconocemos la importancia de la evaluación realizada a Prosoli en siete provincias de la República.

“El estudio muestra que el programa de transferencia monetaria en República Dominicana sigue siendo efectivo y lo más importante, que está mejorando la vida de los beneficiarios en diferentes ámbitos, contribuyendo a la generación y construcción de capital humano entre los más necesitados y pobres, mejorando no sólo la vida de sus beneficiarios sino que también impacta en el acercamiento con la comunidad y sobre la nueva perspectiva que tienen sobre la pobreza”, indicó y felicitó a Margarita Cedeño por hacer el estudio y compartir todos sus hallazgos.

La Evaluación de Impacto del Programa Progresando con Solidaridad (Prosoli) fue realizada entre enero de 2016 y agosto de 2019 por el Center for Effective Global Action – CEGA (Centro para una Acción Global Efectiva) de la Universidad de California Berkeley, trabajando como evaluadores independientes en colaboración con el Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales (GCPS), Prosoli y el Sistema Único de Beneficiarios (Siuben), con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El estudio

Para dicho estudio fueron examinados 21 mil 679 hogares, en siete provincias del país con mayor densidad poblacional de elegibles de la iniciativa social, Santo Domingo, Distrito Nacional, Santiago, San Juan, Azua, Barahona y Bahoruco, con el objetivo de estimar los impactos de las transferencias monetarias condicionadas y el acompañamiento sociofamiliar en el bienestar económico y social de los participantes del programa.

Los hallazgos fueron presentados por Seth Garz, investigador principal del CEGA, en compañía de Rosa María Suárez, directora técnica del GCPS; Altagracia Suriel, directora general de Prosoli; y Miguel Coronado Hunter, representante del Grupo BID en el país.

Los hallazgos

Mejora de seguridad alimentaria: El estudio, determinó que Prosoli tiene un impacto positivo en la seguridad alimentaria, haciendo menos propensos (8.6 por ciento) a los participantes a solicitar ayuda a familiares o amigos para comer. En ese sentido, los hogares de la iniciativa social tienen menor probabilidad de haber saltado alguna comida, 7.5 puntos porcentuales por debajo de los no participantes. Esto se relaciona con la contribución del programa al bienestar emocional y disminución de los síntomas relacionados a la depresión en los hogares participantes.

Incremento en asistencia escolar: La investigación revela un incremento en la asistencia escolar, siendo este el impacto más marcado, tanto en el nivel medio como el nivel básico, atribuible al acompañamiento socioeducativo. Los estudiantes del nivel secundario de las familias participantes asisten 11 por ciento más que los que no están en el programa. Los resultados también señalan que los de educación primaria de dichos hogares asisten cuatro por ciento por encima de los que no forman parte. Esto equivale a un incremento de un 15 por ciento comparado con un 75.8 de asistencia en los jóvenes que pertenecen a hogares no participantes del programa en la muestra del estudio.

Violencia de pareja, contra la mujer e intrafamiliar: La investigación encontró una reducción de la violencia contra la mujer e intrafamiliar en los hogares intervenidos, reportándose niveles más altos en aquellos que no lo son. En el último año, se determinó que el abuso verbal contra las mujeres de hogares participantes disminuyó ocho puntos porcentuales; la violencia física se redujo a cuatro, mientras que el abuso sexual bajó seis. Sobre la violencia infantil, existe evidencia de que Prosoli disminuye la incidencia de que los adultos les peguen a los niños para disciplinarlos.

Disminución de embarazo adolescente: El 19.1 por ciento de las adolescentes y jóvenes que no pertenecen a hogares amparados por Prosoli, que tienen entre 15 y 20 años de edad, reportan haber estado embarazadas en los últimos tres años, mientras que este porcentaje en las que pertenecen a hogares participantes del programa es de 16.7.

Salud preventiva para niños: En cuanto a salud infantil, la población que se encuentra en pobreza extrema que recibe acompañamiento gubernamental muestra un incremento en las visitas de salud preventiva para niños menores de cinco años. Además, en el caso de los adultos, el programa incrementó la cobertura del Seguro Nacional de Salud (SeNaSa) en un 7.1 por ciento, siendo esto más marcado para hogares en condición de pobreza extrema (ICV I).

Disminución en los hogares que poseen personas sin acta de nacimiento: Los hogares intervenidos por el programa tuvieron tres por ciento menos personas sin actas de nacimiento, es decir, 15 por ciento, frente a un 18 de los no participantes.

Reducción del uso de biomasa para cocinar. Las transferencias monetarias causan que los participantes del programa sustituyan el uso de biomasa para cocinar por gas, lo cual tiene un impacto positivo en la salud de los miembros del hogar y el aporte significativo en el medioambiente evitando la degradación por la quema de carbón.

Impacto en la empleabilidad: El estudio permitió detectar un aumento en la empleabilidad de las mujeres jefas de hogares participantes (46.2 por ciento frente al 42.1 de las no participantes), y sugiere que estas tienen una probabilidad más alta de haber trabajado por un sueldo en los últimos 30 días, sustituyendo el “chiripeo” por trabajo formal.

“Estos hallazgos avalan que la estrategia de reducción de pobreza adoptada por el Gobierno dominicano a través de Prosoli sí funciona, y cumple con la teoría de cambio para la cual fue pensada. De igual forma, resalta la gran importancia del acompañamiento socioeducativo como un puente hacia el desarrollo, evidenciando que salir de la pobreza no es solo una cuestión de ingresos, es una cuestión social que requiere el apoyo y vinculación comunitaria”, concluye el estudio.

Compartir:
Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios