Vicepresidencia impulsa proyecto con enfoque de género para convertir cuidado de la familia en política de Estado

La iniciativa impulsada por la vicepresidenta de la República y coordinadora del Gabinete Social, doctora Margarita Cedeño, propone diseñar políticas públicas para la construcción de un Sistema Nacional de Cuidado Integral que defina los lineamientos y escenarios para una protección social más igualitaria

 

SANTO DOMINGO, 15 de julio de 2018.- La vicepresidencia de la República, a través del Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales (GCPS), trabaja en un proyecto con enfoque de género dirigido al cierre de brechas en los servicios de cuidado que requieren los miembros de las familias dominicanas, y pasar el tema de un asunto exclusivamente familiar, privado y femenino, a una materia que aborde el Estado con políticas públicas.

Es por ello que más de 30 entidades estatales, organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales participaron en el “Encuentro Consultivo para la Construcción del Sistema Nacional de Cuidados en la República Dominicana: lineamientos y escenarios para una protección social más igualitaria”, realizado en un hotel de la capital y encabezado por la directora técnica del GCPS, Rosa María Suárez, en representación de la vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño.

Con el mismo se persigue lograr que el cuidado de los niños, ancianos y personas con discapacidad pasen a ser materia de políticas públicas y parte integrante de los sistemas de protección social. También revisar la cobertura y suficiencia de las transferencias monetarias condicionadas y servicios ya existentes para cerrar brechas como la desigual participación de hombres y mujeres en el mercado laboral y en la seguridad social.

El proyecto, que es una iniciativa impulsada por la también coordinadora del GCPS, doctora Margarita Cedeño, propone diseñar políticas públicas para la construcción de un Sistema Nacional de Cuidado Integral que definirá los lineamientos y escenarios para una protección social más igualitaria. Asimismo, se apunta a “desmercantilizar y desfamiliarizar” el rol de los cuidados a través de una reorganización de responsabilidades entre el Estado, las familias y el mercado.

Suárez señaló en su intervención que el proyecto propuesto insta al Estado a garantizar acceso a bienes y servicios con criterio de disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y calidad, una seguridad básica de ingresos para los niños y trabajo digno para las personas en edad activa. “Por lo que la metodología nos manda a trabajar en cuáles mecanismos deberíamos de estar activando en el país para garantizar estos elementos fundamentales”, apuntó.

Dijo que el encuentro es parte del esfuerzo que realiza el Gobierno para reducir las brechas con las que el país se ha comprometido en distintos ámbitos dentro de los Objetivos de Desarrollo

Sostenible (ODS).

“Tenemos que reconocer, reducir y retribuir el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado; debemos de mirar otras maneras innovadoras de proveer servicios públicos de calidad. Tenemos que analizar las Políticas de Protección Social de manera conjunta y la continuidad de esas políticas”, añadió.

En tanto que la especialista en el área de Género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Guillermina Martín, presentó los avances de los Sistemas de Cuidados en América Latina, y advirtió sobre la necesidad de evitar la recaída en la pobreza de personas que han salido ella, a la vez que resaltó que entre 25 y 30 millones de personas en la región podrían caer de nuevo en esa condición.

En el encuentro también presentaron el borrador diagnóstico situacional para la conformación del Sistema Nacional de Cuidados, a cargo de la consultora Yildalina Tatem Brache; y realizaron mesas de trabajo para socializar ideas para la creación de un documento final para la conformación de dicho sistema.

Las discusiones y reflexiones generadas evidencian la necesidad de profundizar abordajes analíticos de la economía del cuidado en el país y situarlo como un problema de política pública, excluirlo del terreno de lo privado y desnaturalizándolo como propio de las mujeres en los hogares.

Los estudios indican rezagos en la oferta de servicios de cuidado para personas adultas mayores y personas con discapacidades no autónomas, mientras que se exhiben esfuerzos y avances significativos en el aumento de cuidado para niños y niñas en edad preescolar, por lo que resalta la importancia de un sistema que contemple el cierre de las brechas que persisten.

Compartir:
Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios